fbpx

Algunas personas cortan los tallos con una tijeras tradicionales de cortar papel o incluso con el “cuchillo de la cocina”. En ambos casos, no solo estamos dañando las tijeras y muy seguramente el cuchillo costoso de la cocina, sino que el corte nunca es igual al que se hace con las tijeras diseñadas para cortar flores, esas que tiene la forma del pico de un loro.

Al hacer el corte con el instrumento inadecuado, los tubitos que absorben el agua y alimentan la flor, quedan maltratados o espichados y no dejan entrar bien el agua. Para ilustrarlo mejor, imagínese lo que sucede cuando tomamos una Cocacola con un pitillo inadecuado. Cuando se le daña la punta y esta está averiada, espichada o cerrada, no podemos tomar la Cocacola tan fácil a cuando el pitillo está nuevo y sus puntas están totalmente redondeadas. En estos casos, se sugiere cortar las punta con unas buenas tijeras y así el horificio queda perfecto. 

Estas tijeras tienen un costo muy bajo. Para perosnas en Colombia, este valor no supera los Col$29.000.