fbpx

Que bueno que tantas personas nos hayan solicitado continuar con la iniciativa de compartir recomendaciones en el cuidado de sus flores. Eso nos motiva en ese gran propósito que solo busca compartir ideas para el mejor manejo de las mismas.

Hoy queremos mencionar algo respecto a los jarrones o floreros. Hay tres variables que los caracterizan. La forma, la altura y el diámetro de la boca. En la medida que logremos hacer una buena combinación de estas tres, nuestras flores se mostrarán mucho mejor.

Altura y Diámetro de la boca – Van cogidas de la mano. Imaginémonos por un momento un florero cilíndrico, muy muy alto con la boca muy angosta. Al poner nuestras flores en este, tomarán una posición bastante vertical y sus pétalos y cabezas de unas y otras se van quedar tocando por no decir que pueden quedar apeñuscadas. Caso contrario, un florero bajito, con una boca de diámetro amplio, resultará en un arreglo donde los tallos se esparcen hacia los lados, quedando muy separadas las flores unas de las otras y muy seguramente con un vacío desagradable en la parte superior. La sensación es que le hacen falta flores.

Lo ideal es definitivamente un jarrón que combine estas dos medidas de la mejor manera posible, dependiendo del tipo y cantidad de flores que queremos utilizar. En términos generales, un florero de 35 o 40cm de alto con una boca de 15 a 17 cms es ideal. Es muy versátil y se acomoda a una amplia gama de tipos de flor diferentes. Tiene un costo en las tiendas de aproximadamente $30.000 a $35.000 y son relativamente fáciles de conseguir. Con gusto le podemos orientar.

Conclusión

  • La forma del jarrón o base para sus flores puede cambiar drásticamente como sus flores se vean

Sus experiencias y enseñanzas son muy útiles para nosotros. Nos pondremos felices que nos las puedan compartir. Cordialmente,